Blogia
CUENTOS DE PRINCESAS

Buscar un camino

Buscar un camino

“Los únicos regalos del mar son golpes duros…

Y cada tanto, la oportunidad de sentirse fuerte.

No conozco mucho el mar, pero se que es así.

Y también sé que es importante, no necesariamente ser fuerte,

sino sentirse fuerte, para medirse a si mismo, al menos una vez.

Para encontrarse en las condiciones más primitivas y enfrentar la ceguera

y la sordera, a solas, sin nada que te ayude

salvo las manos y la propia cabeza”.

 

“Into the Wild”

 

Escuchando: Society – Eddie Vedder

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

4 comentarios

Lost26 -

El mar no es nada sin sus influencias. La mayor parte de las veces el mar pone sus ojos en el crepusculo o en la luna y se deja llevar por el vaiven sinuoso del amor que estos le ofrecen. El mar se vuelve hiracundo y muere de celos cuando las nubes oscuras lo apartan de sus dos amores, y este en zarpazos violentos intenta beber lentamente el alma de las nubes, las que responden con tormentas, hasta que finalmente se duermen como dos graciles niños cansados de tanto jugar y que sabes que siempre estarán juntos.
El amar aprendió de este ritual de amor entre la luna y sol, por que cuando desfallece la luz sólo por amor es que el día cede paso a la noche, y la luna como amante maravillosa retuerce en pasión hasta las aguas más profundas cuando su imagen tiritando se refleja... y el mar siente esa pasión y ronronea en las costas con una calma de manantiales transparentes.

Podrías cerrar los ojos y escuchar el murmullo de las profundidas y sentir el aroma humedo del agua besando los roqueríos o la arena.
El mar no es nada sin sus influencias. El mar no es nada si no existe gente que admire su inmensidad y se copadezca de su necesidad de amor.

K@pousk! -

Hola Kathy. He llegado hoy a tu espacio y encontre muchas cosas que me agradaron. Seguire visitandote..y espero que pases a conocer mi casa.!
Saludos

Karin -

Kathy:
Otro regalo del mar es sentir su inmensidad y asi darnos cuenta lo pequeños que somos, lo vulnerables,lo infimos...al saber esto nos hacemos mas humildes y a su vez mas solidarios con aquellos mas desventajados que nosotros.
Personalmente el mar me nutre de una energia inconmensurable, lo necesito, lo añoro, lo amo y quiero morir mirandolo.
Aunque en alguna oportunidad me haya querido llevar con él.
Con todo mi cariño desde aca.
Karin

Rudiger -

Bonito.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres