Blogia
CUENTOS DE PRINCESAS

Noches de rondas

Noche tras noche

Noche tras noche

No sé si son los recuerdos… las cosas que viví o las que no viví aún…

Pero esta noche estoy particularmente perdida.

Llevo días y noches tratando de encontrar el borde de un puente que me cruce hasta el otro lado… donde mi cabeza deje de mezclarse con  el pasado y con lo que fue y no fue. Paso los días luchando contra los recuerdos, sean estos buenos o malos.

Necesito regresar al presente. Y se que tengo la llave, pero no sé cual es la puerta…

 

Escuchando: LOST – Michael Bublé

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Esperando que vuelvan...

Esperando que vuelvan...

¿Es tan difícil vivir el presente?

¿Es el pasado el que me aprisiona?

¿Son acaso las decepciones que se van acumulando a lo largo de los años?

¿Son las traiciones?

Y no hablo solo del amor, no!

Hablo de la vida en general.

No sé que es... pero cargo un tedio y un desgano que mi propio cuerpo no soporta. Y el alma se me está desgastando de tanto peso.

¿Es acaso aburrimiento únicamente?

¿Es la edad? Mis 37 años que no saben de donde vienen ni a donde quieren ir?

¿Son las cosas del pasado que debo dejar ir y me empeño en conservarlas? Talvez como una forma de no olvidar porque estoy aquí y donde no quiero volver a estar… No lo se.

Talvez es solo hoy… talvez es porque comienza el invierno y con el llega toda su crudeza y su falta de ganas…

Solo se que necesito más sonrisas… buscar un norte y encontrar un poco de paz en mi mente... solo eso...

Quizás la lluvia de esta noche ayude, barra con todo y mañana… mañana pueda ver todo con mayor claridad o con mejores expectativas…

Como sea que fuere, estoy luchando, y esperando que las sonrisas vuelvan…

Y una vez más.. poder reconocerme cuando mire al espejo...

 

Escuchando: Stop crying your heart out - Oasis

Esta noche no...

Esta noche no...

Cuando me siento frente a este teclado, evoco una especie de nostalgia. No se definirla con exactitud. No se si lo que me pega es una nostalgia de esas horas antiguas en las que escribía todo lo que sentía. No es que ahora no sienta, solo que escogí no recordar tanto. Pero esta noche… evoco… Talvez algunas risas viejas vienen a mi cabeza, se mezclan con una que otra lágrima que ya no lloro porque no me sale. Porque son cosas antiguas, y lo que se trata es de poner todo atrás, verdad?. Entonces me quedo un momento escuchando esta canción que me recordó un amigo… me quedo con mis memorias, de cosas lindas…. Lindas de más!!!

Es mejor así… no repasar el final… aunque esta canción me lleve a ello. Los finales nunca son buenos. Y esta noche, no quiero volver a ellos… esta noche no…

 

Escuchando: LOST – Michael Bublé

Una nostalgia inusitada

Una nostalgia inusitada

En noches como esta, cuando se mezclan el aburrimiento con la nostalgia se me ocurre que escribir  podría ser una buena terapia. No porque me sienta deprimida ni mucho menos, sino porque se mezclan esos dos sentimientos. Y como espanté a la tristeza tan fuertemente de mi vida que a ratos la extraño, quizás por eso me pega la nostalgia.

Entonces me da por recordar todas las cosas que me llevaron a empezar este blog. Pero no quiero recordarlo todo no!, sería como un auto fusilamiento. O la tristeza podría pensar que en vez de extrañarla, la estoy invocando y no quiero eso no…

Solo quiero sentirme más cerca de lo que antes fui. Quizás pensar un poco en estos últimos años. Ver donde se cortaron los hilos del amor, en que partes se unieron de nuevo… no se… talvez solo tenía ganas de escribir. Y como antes lo hacía, casi siempre, cuando estaba con la tristeza pegada a mi espalda, hoy no sé bien por donde empezar o terminar.

Recorro el camino que me trajo hasta aquí y a ratos siento escalofríos. Porque si bien se que todo sucede por algo y que los caminos tortuosos nos ayudan a crecer y aprender… y a ser quienes somos hoy… Son cosas que no hacen ningún bien recordar.

Pero tenía ganas de escribir, solo eso… sacar un poco afuera la nostalgia y seguir adelante con mi presente.

Solo eso… nada más que eso…

 

Escuchando: Breathe – Anna Nalick

El tic tac del reloj....

El tic tac del reloj....

Por más que la vida siga su curso, no es tan facil olvidar... Me siento atrapada en el tiempo y un poco entre la luz y la oscuridad.

Estoy sola...

Extraño...

Lloro...

Rio...

Me voy... me estoy yendo...

 

Escuchando: Everybody hurts - REM

DESPERTAR

DESPERTAR

La vida te regala cosas hermosas cuando tus ojos se disponen por fin a observar.

El problema es que generalmente nos mantenemos ciegos y creemos no ver nada, o lo que es peor, creemos que todo lo que vemos es malo. Pero si nos proponemos a mirar más, a escuchar más y a ver más lo que tenemos y no lo que perdimos, podemos encontrar que hay tantas maravillas allá afuera esperándonos para que nosotros las descubramos… es cuestión de DESPERTAR… solo eso… DESPERTAR…

 

Escuchando: Something Inside  - Jonathan Rhys Myers

Alegrías...

Alegrías...

No quiero decir mucho… solo que el invierno se transforma, de a poco, en una primavera de “alegrías en flor” dentro mió. No es nada externo, no hay nadie envuelto.

Solo YO, … siento una paz inmensa en mi interior y unas ganas de ALGO… no se expresar qué, solo ALGO… y gracias a Dios, esta vez no tiene que ver con chocolates, ni con besos , ni amores, ni nada… solo YO… mis alegrías internas… como las que florecen en mi jardín…

 

Escuchando: El viento de la noche...

Esta madrugada

Esta madrugada

Todo sería diferente si no me hubiera muerto de miedo esa madrugada.

Pero las madrugadas siempre me dan miedo. No voy a echarle la culpa a los ciclos naturales de los días. Solo pienso; quizás porque me sorprendió de nuevo el insomnio, que debí haber partido de noche. Como la primera vez que fuí a tu encuentro, como el día que me fui también de tu vida.

Pero aquí estoy, no puedo dormir. Simplemente quería ventilar el porqué estoy todavía aquí ...y el porqué todavía no parto…

esta amaneciendo…

 

Escuchando: Sempre – Marina Elaly

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

A mi querido Tonny... se que estas

A mi querido Tonny... se que estas

Yo se que estas… mi incansable compañero  de charlas infinitas.

Estas tan lejos pero se que estas, solo que a veces te siento perdido, ofuscado en un mundo que no te deja ser.

Yo te entiendo, a mi me pasa lo mismo, y tengo que decir que a menudo. Hoy  sentí ese extraño sabor que solo provoca el "extrañar" a alguien y decidí escribirte en mi blog.

Tenemos tanto que decirnos y a la vez nada. Nuestras tremendas diferencias políticas nos llevaron a una conversación de larga distancia que duró casi una hora!la ultima vez que hablamos recuerdas? Tenía ganas de matarte, no te lo voy a negar J pero siempre termino cediendo ante tu dulzura y tu afán de protegerme.

En estos momentos  te presiento perdido… vagando por tus calles escuchando quizás mi música, contándole algo a los “muchachos”, pidiéndole al gato que deje de llevarse tu billetera cuando se va de parranda y a daddy… que deje de husmear en tus cosas.

Te imagino de mil maneras, por eso te escribo, para que no se me olvide imaginarte.

Te quiero y te extraño mi entrañable enemigo de ideas y mi adorado corazón de pájaro en vuelo.

 

Escuchando:  La lluvia…..

Moviéndome

Moviéndome

En estas calles de mi ciudad es donde quedarán mis pasos. Y todo el abandono que sentía pasará de largo y lo miraré de lejos.

Recogeré las flores silvestres que encuentre en mi camino, esas mismas que un día el viento se llevará, y haré con ellas un collar de sueños nuevos… aunque un día se vayan también.

Mis ojos solo verán lo que viene en frente y sabré entonces que todo puede cambiar…

Escuchando: I need to wake up - Melissa Etheridge

Si alguna vez...

Si alguna vez...

"Si alguna vez contemplas llorando las estrellas y se te llena el alma de imposibles, es que mi soledad viene a besarte"

Escuchando: Mis lágrimas - Hany Kauan

Cualquier noche de invierno

Cualquier noche de invierno

Sweet Surrender...

Sweet Surrender...

"Sentir falta do seu amor tendo o amor de Deus tao próximo quase parece um sacrilégio.

Mas eu acho que Deus comprende..."

Listening: Sweet Surrender - Sarah McLachlan

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Fragmento Extraído del libro EL ZAHIR de Paulo Coelho

Fragmento Extraído del libro EL ZAHIR de Paulo Coelho   

…” Mientras luchaba, veía personas hablar en nombre de la libertad, y en cuanto mas defendían ese derecho único, mas esclavas se volvían de los deseos de sus padres; de un matrimonio donde prometían y se juraban amor eterno por el resto de la vida, esclavos de la balanza, de las dietas, de los proyectos interrumpidos en el medio, de amores a los cuales no podían decir NO o BASTA, de los fines de semana donde eran obligados a comer con quienes no deseaban.

Esclavos del lujo, de la apariencia del lujo, de la apariencia de la apariencia del lujo. Esclavos de una vida que no habían escogido, pero que decidieron vivir porque alguien terminó convenciéndolos de que eso era lo mejor para ellos. Y así seguían sus días y sus noches iguales… donde la aventura era una palabra leída en un libro o una imagen de un televisor siempre encendido. Y cuando cualquier puerta se les abría, siempre decían:

“NO ME INTERESA, NO TENGO GANAS”. Cómo podían saber si tenían o no ganas si jamás lo habían experimentado? Pero era inútil preguntar: la verdad es que tenían miedo de cualquier cambio que viniese a sacudir el mundo al que estaban acostumbrados.

…La libertad, para mi, es la cosa más preciada del mundo. Claro que eso me llevó a beber vinos que no me gustaron, hacer cosas que no debí haber hecho y que no volveré a repetir, tener muchas cicatrices en el cuerpo y en el alma, herir a algunas personas – a las cuales terminé pidiendo perdón  en una época que comprendí que podía hacer TODO, excepto forzar a otra persona a seguirme en mi locura, mi sed de vivir. No me arrepiento de los momentos que sufrí, cargo mis cicatrices como si fuesen medallas, se que la libertad tiene un precio alto, tan alto como el precio de la esclavitud; la única diferencia es que la libertad se paga con placer y con una sonrisa, inclusive cuando es una sonrisa manchada de lágrimas…”

  

 Escuchando: O hoje e a eternidade (Marcus Viana)

Hay noches así... noches con ALAS

Hay noches así... noches con ALAS   

Cambió el mes. Talvez por eso mis lunas estén mas calmadas. O talvez la tierra no se está moviendo tan rápido ahora y puedo tener un poco de paz. Hay noches así mas tranquilas, más reales… bueno reales para un MUNDO REAL en el que todos los que me rodean parecen vivir cómodamente, menos yo.

Pero es reconfortante poder sentarme a escribir sin hacer de esto un exorcismo. Porque es acá, justamente acá donde puedo reinventarme y cambiar de reino por un momento.

Hoy las nubes parecen más ligeras, aunque no las vea, las siento. El viento no está tan descontrolado y el corazón me palpita con más esperanza y menos desasosiego.

Entonces pienso… en las cosas buenas… en lo que tengo HOY, en las personas que quiero y que me quieren. Sé que mi corazón no está tan abierto y que lo que puedo ofrecer ahora es muy poco comparado con lo que tenía antes. Será que el corazón cuando se te llena de rajaduras se te empiezan a filtrar los sentimientos? Y acabas por perderlos? O talvez es al revés… se te meten otros que no tenias antes… No se. A veces todo parece tan confuso, sobre todo cuando tratas de entender porque antes eras de una manera y hoy te miras al espejo y te cuesta reconocerte. Podrán ser los años también… no sé… Hay gente que se ablanda mas con el tiempo, y otras nos endurecemos. Me imagino que en mi caso es solo un mecanismo de defensa, natural … normal no? En todo caso cualquier mecanismo de defensa es natural, porque surge por si solo, vas creando anticuerpos con el tiempo y con los DAÑOS. A todos nos pasa… al menos yo trato de convencerme de eso, que no soy la única. Porque en las noches, como esta y como las OTRAS, que me da por deambular y arrastro las pantuflas muy despacio, silenciosamente para que no me escuche nadie… pienso: será que a los otros les pasa?

Y digo: Claro que a todos les pasa! Todos tenemos noches así, silenciosas, sin sobresaltos, sin motivos, sin razones obvias, sin mas ruido que el de la campanilla de viento de la puerta.  Noches que compartes con un cigarro, con un computador, con un adagio,… algo no muy alegre porque arruinarías el momento, ni tan triste como para atraer fantasmas del pasado. Como cuando eras niño y te encerrabas en algún sitio y te quedabas quitecito para que nadie te encuentre, casi sin respirar, porque hasta el sonido de un suspiro puede atraer la atención de alguien, de algo, de un recuerdo que se empeña en no dejarte un milímetro de espacio en blanco.

Esta noche… me siento aquí y solo me pongo alas, de mentira, de juguete, alas pintadas con crayones. Levanto la mirada y contemplo el horizonte…, mi horizonte, el que mi imaginación tenga ganas de inventar. Porque no hay muchas noches como esta, entonces hay que aprovecharla y dejar que el corazón me guíe, hasta donde quiera llevarme. Y quizás por unos momentos, … volver… volver a mi reino, ese reino que se me extravió cuando era niña y que de a pocos… voy tratando de encontrar.

  

Escuchando:  “Prelude” (Michael Maxwell)

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres